Información de Mendoza

Mendoza es una provincia de Argentina situada en la Región de Cuyo. Su capital es la ciudad de Mendoza, donde se concentran las actividades económicas y culturales de la provincia. Además cuenta con una gran diversidad de zonas para realizar turismo, deportes y estudios de grado universitario.

Tiene una superficie de 148.827 km² y una población que alcanza 1.741.610 de habitantes. Cuenta con un clima bastante agradable durante el transcurso del año. En las partes bajas el clima es continental semiárido con veranos muy secos e inviernos más húmedos. Durante el verano (diciembre, enero y febrero) las temperaturas alcanzan los 40°C con bajas durante la noche. En invierno alcanzan las temperaturas bajo cero en las zonas más alejadas de los principales centros urbanos. Por ser una zona desértica, el arco de temperaturas máximas y mínimas en un mismo día es bastante amplio, especialmente durante la primavera, el otoño y el invierno. Las precipitaciones medias anuales son de 500 mm y la temperatura media anual es de 16°C. En las montañas y el piedemonte se producen nevadas todos los inviernos y más cerca del llano se precipita la lluvia en forma de granizo.

La orientación norte-sur de la cordillera no impide el avance del aire tropical ni del polar, lo cual en conjunción con la altura propicia las condiciones para el desarrollo del viento Zonda. La altura y el ancho de la cordillera condensan la mayor parte de la humedad proveniente del Océano Pacífico al oeste, del lado correspondiente a Chile, por lo cual la cordillera se comporta como una barrera climática. El viento que en cuyo se conoce como Zonda, se origina en el océano Pacífico sur, y al atravesar la cordillera, pierde su humedad en los faldeos cordilleranos de Chile, pasando como viento seco a las provincias andinas. Al descender, en el Baldeo oriental de la cordillera, se va calentando, hasta llegar a la región como un viento cálido, seco, sofocante, con temperaturas que pueden superar los 40º C. El viento Zonda se manifiesta con mayor intensidad en los meses de agosto y septiembre. Los vientos del Atlántico, debido a la distancia con la región, tienen una acción perceptible en el verano. Su acción origina las características tormentas del desierto, torrenciales, concentradas en espacio y tiempo, que se producen principalmente en el período diciembre-febrero.

 

Fuente: wikipedia