Intercambio de conocimiento compartido en innovación comercial

Es desarrollado por estudiantes del ITU- sede Rivadavia y de la Escuela Vitivinícola Don Bosco. Se aplica sobre siete productos regionales frutihortícolas.

31 de octubre de 2019, 09:40.

Intercambio de conocimiento compartido en innovación comercial

Encuentro en Escuela Vitivinícola Don Bosco - Rodeo del Medio. Ampliar imagen


Estudiantes de segundo año de la Tecnicatura en Gestión de Empresas del ITU-Sede Rivadavia y alumnos de la Tecnicatura Superior en Enología e Industrias Frutihortícolas de la Escuela Vitivinícola Don Bosco, de Rodeo del Medio, llevan adelante encuentros interdisciplinarios de conocimiento técnico y comercial. Se trata de un trabajo colaborativo para la creación de productos regionales con innovación y desarrollo mercantil, dentro y fuera de la provincia. 

Esta  propuesta es coordinada por la Prof. Norma Migliori de Don Bosco y  el Prof. Pedro Ponce y la Adscrita Romina González Gélvez del ITU, a través de la cátedra Taller de Integración. La actividad inició en el mes de agosto, con encuentros quincenales y de forma alternada entre ambas instituciones, con siete proyectos en curso: aceto balsámico, pasta de ajo negro, cerezas al marraschino, cerveza con miel (Honey), champagne, ciruelas deshidratadas y aceite de oliva; productos elaborados por los estudiantes de Don Bosco en su instancia final de cursado.  

Para conocer la viabilidad de los mismos, estudiantes del ITU- Sede Rivadavia participan como coautores de los proyectos y desarrollan los conocimientos de gestión en los procesos productivos. Ante esto, se han reunido con fabricantes industriales, como el INTA y otros, para recabar datos reales de comercialización, costos, mercados, consumos, impacto, innovación, etc., con datos actualizados al año 2019.

Esta iniciativa finaliza el 28 de noviembre, con la exposición de los resultados elaborados por cada grupo. No obstante, los coordinadores del proyecto destacan que se pretende seguir fortaleciendo intercambios para “generar un vínculo de sociabilidad y empatía”, así  concordar pensamientos estrictamente técnicos con lo comercial. 

“Ha sido una experiencia muy enriquecedora que desarrolla el espíritu emprendedor, el hacer-haciendo y la posibilidad de poner en funcionamiento  cualquiera de estos proyectos. La diversificación de los modelos de enseñanza no tienen límite y así lo demuestra el entusiasmo demostrado en la participación de los estudiantes; sin más, a la espera de culminar con un buen asado y degustación de los productos investigados”, concluyó Pedro Ponce .