Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Programa Mauricio López: buenas prácticas agrícolas en secundaria técnica de San Rafael

Gracias al Proyecto de Extensión Mauricio López, autoridades de ITU Sub Sede San Rafael lograron promover actividades vinculadas a la agroecología en la Escuela Martín Güemes. Concretamente, estudiantes participaron del primer taller sobre armado de trampas para control de plagas.

05 de julio de 2023, 16:48.

Programa Mauricio López: buenas prácticas agrícolas en secundaria técnica de San Rafael

Proyecto de Extensión Mauricio López- Trabajo en Sub Sede ITU UNCUYO San Rafael. Ampliar imagen


A través del Programa Mauricio López, Vinculación de ITU Sub Sede San Rafael logró avanzar en su proyecto de extensión del incentivo de buenas prácticas agrícolas en una escuela secundaria agrotécnica de la región.

Estudiantes, docentes y productores se reunieron en la Escuela Martín Güemes del distrito sanrafaelino La Llave y realizaron el primer taller basado en el armado de trampas para control de plagas.

“En dos horas de trabajo logramos elaborar junto a 23 estudiantes de 2do año 35 trampas, el armado se realizó en el espacio de Taller preprofesionalizante. Nos acompañan en este proyecto la Fundación COEPIO - ISCAMEN y Escuela Martín Güemes”, destacó Carina Irigo, vinculadora de la Sub Sede ITU UNCUYO de San Rafael.

Las trampas son una fuente sustentable de monitoreo y control de taladrillo que afecta a frutales como la ciruela.

TRAMPA PARA TALADRILLO DE LOS FRUTALES (Scolytus rugulosus Ratz)

Esta trampa se utiliza en la captura de Taladrillo, interceptando en su vuelo, el insecto es atraído por el olor del alcohol y el color blanco, al chocar con las aletas de la trampa puede ser atrapado, deslizándose por el embudo a un recipiente con alcohol donde se recolecta y muere.

De esta manera se puede detectar el momento en el que el insecto está presente en el cultivo, previo a que ingrese a la planta y así tomar las medidas necesarias para su tratamiento. Los picos de vuelo para la zona sur de Mendoza suelen suceder a mediados de octubre y principios de noviembre.

Uno de los objetivos del proyecto es la confección de 100 trampas, que serán ubicadas estratégicamente en los frutales de la Escuela y entregadas a aquellos productores interesados en monitorear al menos 1 hectárea, la trampa permitirá determinar la presencia de plagas y luego controlar la misma.